martes, 12 de agosto de 2014

LA FELICIDAD

Todo empezó cuando Enrique dijo identificar la felicidad con el momento que vivimos el domingo del mes pasado: varias personas recogiendo fruta del vergel de uno de nuestros compañeros, elevando el brazo hacia las ramas abiertas de un ciruelo y recibiendo el don de su carnosidad. ¡Esto es para mí la felicidad!
De ahí, siguiendo el hilo espontáneo de las intervenciones, fuimos topándonos con preguntas sustanciales en torno al tema: ¿es un estado perpetuo o es una sensación efímera? ¿qué sentido tendría si no existiera la infelicidad? ¿se refiere a algo (posesión de un bien) concreto o más bien abstracto? ¿es lo mismo preguntarse por qué te hace feliz que por qué es ser feliz? ¿hay niveles o grados de felicidad? ¿acaso un estado de ánimo subjetivo independiente de lo material exterior? ¿podemos hablar de la felicidad sólo individual o también de la colevtiva?
Tendremos que seguir... este domingo nos encontraremos en el Centro Nadanta y si nos apateciese podríamos ir a filopatear. 
¡Un abrazo felices almas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada